6 – Ira

Publicado: 1 abril 2009 de Canuit en Liberales, Pecados Capitales

Hablar de la ira en este ambiente debería estar prohibido, pues no deberíamos tenerla.

Si estamos en este ambiente para reírnos, pasarlo bien y follar lo que nos dejen, todo tendría que ser felicidad y buen humor.

Pero siempre hay alguien que se empeña en joder la marrana. Y si en otra carta hablábamos de los Troll, estos son inofensivos, y solo un poco porculeros en Internet. Pero los que además de ser Troll, tienen mujer… esos si que dan por el culo literalmente. Hacen que te pongas de mala hostia, y que saques el animal que llevas dentro. Y si no poneros en mi lugar:

– Sábado de comedia en el pub liberal. Vemos una pareja que parecía que no nos hacían ascos y ellos a nosotros, tampoco. Como parecía que nos estábamos controlando los unos a los otros La Güela me dijo que fuéramos para el tatami y ver que pasaba.
Ya me mosqueé nada más entrar, porque allí estaba el Troll de siempre con su pareja, cual raposu en espera de las gallinas. Y como sabe que con nosotros no se le arregla, se quedó muy quietecito en su sitio.

Al poco llegó la pareja en cuestión y se puso a nuestro lado. Como el roce hace el cariño acabamos los cuatro en una pelea cuerpo a cuerpo de esas que nos gustan a todos. Y todos sabemos que a río revuelto… ganancia de pescadores. Yo se que La Güela cuando se deja querer, se deja y ya no controla si estamos 4, 8 o 16. Y yo, que suelo controlar más, me perdí con aquel xixi. A mi no hay que ponerme miel para que me quede enganchado a uno. Y menos cuando a quien se lo estas comiendo se está contorsionando de puro placer.

Me tenía trabado entre sus piernas y zarandeándome con la misma intensidad que ella llegaba al orgasmo; y he aquí que de repente cambia el ritmo!

Joder como para no cambiarlo:  el muy hijodeputa del Troll se había colocado con su mujer de tal manera, que cuando la chica se giró, el cabrón le metió el dedo en el culo…

Le pegué tal patada en el pecho que cayó encima de otra pareja.

No quiero ni pensar la rueda de hostias que le organizo en el tatami, si eso se lo hace a La Güela. Todo se calmó repentinamente, cuando sentí una mano en la cabeza dirigiéndome a su monte de venus , y una voz muy dulce que me susurra:

no pasa nada.

Pues si pasó: fuimos felices y comimos xixis, que no perdices.

El Canuit, que lo cuenta como le pasa.

comentarios
  1. Weto dice:

    He llegado aquí de casualidad…
    Y me ha encantado ver que las caecitas humanas siguen bullendo (había tirado la toalla).
    Seguiré investigándole y aprendiendo y, sobre todo agradeciendo sus análisis.
    Un cordial saludo del Weto.

  2. Este post parece, a parte de ser unas risas leerte, un buen ejemplo de lo que sucede cuando se juntan dos pecadores capitales: la ira y la envidia

    … en plena lujuria.

    un abrazo y a seguir disfrutándolo

  3. dos y dos dice:

    A ver si con un par de patadas mas se da cuenta.
    De todos modos… Que haya paz hermanos!
    un saludo.

  4. maverita{KL} dice:

    Espero que la intriga sea igual que mi imaginación.. ^_^

    Sobre lo tuyo.. bueno.. que haya paz y mucho sexo que en este mundo es lo unico que nos da la felicidad.. Tontos y/o Trols los hay en todas partes. deberían hacer un arma que acabara con todos ellos.. o los neutralizara, o algo.. Pensaré en ello.. jejeje

    Besitos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s