El nudismo en Sodoma

Publicado: 16 octubre 2009 de Canuit en Liberales

No se porqué, o quizás sí. Cada día me dan más asco los políticos. Son los que se encargan de crear malestar entre los diferentes pueblos y civilizaciones que habitamos este precioso planeta. Y prueba de ello es que si hacemos una encuesta entre los españoles, los franceses no salen muy bien parados. Ya se encargan de recordarnos lo del Pepe Botella.

Y cuando viajas te das cuenta que tenemos bastante que aprender de ellos. Y una cosa que aprendí este año en Sodoma y Gomorra, es a no ser tolerante con quien quiere pintarte la cara.

Yo tengo que ser tolerante con la Teófila Martinez, gran alcaldesa de Cadiz y ponerme el traje de baño a 40 ºC, y si no lo soy y me pongo en bolas me pueden joder hasta 750 €.

Pues bien, los que conoceis la playa de Sodoma sabeis que para no pagar la entrada en la urbanización la gente entra por la de Marsellain. Eso a los franceses les da igual, peeeeeerooooo si vas en pelotas.

Este año fue la primera vez que lo vi. Escuché un silbato y alguna gente que daba voces, y como allí solo suelo escuchar jadeos, o aplausos si la faena es buena, me extrañó. Me incorporé y pude comprobar que eran dedicadas a ciertos jovenes con aspecto magrebí que trataban pasar vestidos por la zona nudista. A diferencia de la Teófila no les quitaban la cartera, solo los pantalones. Ellos pueden colarse en la urbanización a ver si se pueden follar a nuestras mujeres, pero ¿su religión les prohibe enseñar el ciruelo?.

Vi tres o cuatro algaradas donde faltó muy poco para llegar a las manos, incluso a uno tuvieron que bajar los socorristas porque sufrio un ataque de ansiedad al verse con el ciruelo al aire y casi llega a desmayarse. Lo que daría por traer a Cadiz a aquel francés con el silbato, para que se lo tocase a la Teófila cada vez que bajara a la playa.

Si es que siempre tenemos que ser tolerantes los mismos y yo ya empiezo a estar hasta los cojones.

El Canuit

comentarios
  1. Anakin dice:

    A nosotros también nos llamó mucho la atención el jolgorio que se montaba cada vez que alguien con bañador pasaba por la orilla de la zona de parejas.

    Al grito de ¡Au poil!¡Au poil! los naturistas militantes
    se lanzaban en pos de los textiles recalcitrantes
    (y sin haberlo pretendido un pareado me ha salido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s